miércoles, 11 de mayo de 2011

Chorretón


Dejar de soñar y hacerme grande… en el sentido clásico de la expresión. Hacerme adulta, vivir una vida que sea la mía. No es para tanto diría yo, no pido mucho.
Tampoco hago por conseguirlo, estancada en mis planes, metas, ilusiones y sobre todo desilusiones. Menos pensar y más actuar es lo que falta. Llenar ese vacío absurdo con movimiento, no dejar tiempo a la mente a regocijarse de su propia complejidad.
La insoportable levedad del ser, titulo de novela que no para de venirme a la mente. Ni la he leído, ni sé si llegaría a captarla si lo hiciera. Pero ese título, esas cinco palabras tan sutil y dulcemente unidas, tan aplastantes en su realidad filosóficamente quejica de lo poco que soy para lo mucho que me creo. Ungüento mágico para la soledad que siento hoy, sucumbo a su hedor suave pero intenso a la vez. Adormecida. A la espera constante.
Chorretón de ideas sueltas, constante evolución hacia dentro. Involución.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada