sábado, 18 de septiembre de 2010

12 o 13

Resopló furioso al no encontrar las llaves en la mochila, hasta que escuchó el chasquido metálico y las sacó con rabia. Abrió la puerta y caminó hasta el ascensor. Esperó a que bajara del sexto piso, y justo cuando estaba entrando notó unos pasos acercándose deprisa, pero no le gustaba ir acompañado en los ascensores, así que entró sin mirar atrás. Cuando creía que la puerta se iba a cerrar apareció ella: Una mujer de unos 35 años, guapa y con una luz especial en la mirada, que le dijo “hola” y le sonrió calidamente. Él se sintió mal por no haberle sujetado la puerta y se sonrojó mientras se disculpaba:
-Perdone, no la había escuchado acercarse.
-No te preocupes, yo detesto que la gente se suba conmigo en el ascensor cuando estoy de mal humor.
El sonrió levemente y observó que ella iba también al piso 13. Le quedaba menos de un minuto para averiguar algo de ella, o (¿porqué no?) tal vez para conquistarla.
-Hay días en los que uno preferiría no haberse levantado, pero siempre hay algo que consigue hacerte sonreír.- Añadió mirándola significativamente.
-Me alegro de haber sido ese algo, ahora hay una cosa que tú puedes hacer por mí- contestó ella, a la vez que se le acercó un poco, y le puso las manos alrededor de los hombros. Él no podía creer su suerte, un chaval de 23 años y aquella mujer sumamente atractiva que le estaba seduciendo de aquella manera tan descarada…empezó a imaginar todo lo que iba a pasar a continuación: se besarían apasionadamente hasta llegar al piso 13, después ella le llevaría a su casa y abriría la puerta con fuerza, entrarían mientras se seguían besando y desnudándose a la vez, hasta encontrar el dormitorio, tirarse en la cama y hacer el amor una y otra vez durante horas…
Estaban en el piso 12 cuando ella rozó sus labios, y de repente se escuchó un chasquido y se apagó la luz, él notó una sensación de vacío en el estómago y luego no sintió nada...

Cuando los bomberos y la policía consiguieron abrir el ascensor que se había desplomado hasta la planta baja, sólo encontraron el cuerpo sin vida de un chico de unos veinte años. Con una sonrisa en los labios. Nada más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada